¿Cómo afecta el frío a tu piel?

El frío causa que la piel se seque si no está preparada y protegida y en algunos casos se produzca inflamación y descamación.

Además genera una vasoconstricción de los capilares sanguíneos lo que provoca:

  • Una reducción  del flujo sanguíneo, lo que hace que lleguen menos nutrientes y oxígeno a las células de la piel.
  • Se ralentiza la renovación celular lo que  genera un acúmulo de células muertas en la superficie de la piel.

 

Con el frío las glándulas sebáceas secretan menos grasa, como consecuencia:

  • Se reduce la protección de grasa natural de la piel.
  • Se provoca una evaporación mayor de la humedad.

Como resultado, el manto hidrolipídico se reduce.

 

La falta de lubricación y humedad produce una pérdida de elasticidad, picor, tirantez, descamación, etc.

Debido a todo lo anterior la piel muestra un aspecto más apagado.

La piel en general se vuelve más fina y quebradiza aumentando así el riesgo de arrugas y flacidez.

En las pieles mas finas quedan aun más expuestos los capilares, que debido a los cambios bruscos de temperatura, tienen mas probabilidad de rotura promoviendo la cuperosis.

Los cambios bruscos de temperatura producidos por las calefacciones cuando pasamos del interior al exterior y viceversa, aumentan estos desequilibrios.

La contaminación ambiental, que además en invierno suele aumentar, no sólo ensucia la piel sino que la irrita.

 

Las alteraciones suelen empeorar mucho en invierno, por eso es importante que la higiene diaria se realice con el Jabón fitoactivo

 

 

 

Desequilibrios habituales en invierno

 

Xerosis o sequedad extrema

Por la mañana: Leche virginal bambú y el bálsamo renovando su aplicación 2-3 veces al día.

Por la noche: Leche virginal bambú y Aceite revitalizante. Antes de ir a dormir aplicar el Micronizado dermo-calmante.

 

Sabañones o eritemas pernio

Día: el bálsamo 2-3 veces al día.

Noche: Bioemulsión reparadora.

 

Quemaduras solares o por abrasión del viento

Por la mañana: Pulverizar Leche virginal bambú y, seguidamente, el bálsamo. Al salir a la calle aplicar la Crema bioactiva FP6 o bioprotector FP20, según la intensidad solar.

Por la noche: si la quemadura está muy enrojecida, pulverizar Leche virginal bambú y, posteriormente, el bálsamo. En una segunda fase, cuando está en proceso de resolución/cicatrización, Savias de bambú y después aplicar Mascarilla en capa gruesa sobre la quemadura.

 

Urticaria a frigore, o urticaria por exposición al frio

Por la mañana: Leche virginal bambú + el bálsamo.

Por la Noche: Leche virginal bambú + Aceite revitalizante. Antes de dormir, aplicar Micronizado dermo-calmante con un pincel cosmético con pelo suave.

 

Rosácea

1ª Fase. Esta alteración tiene dos fases: la primera es la más delicada.

Hay que evitar tocar la piel, lo máximo posible. Si aplicamos producto, lo haremos pulverizando o con ligeros toques y en pequeñas cantidades.

IMPORTANTÍSIMO, NO FROTAR LA PIEL

Por la mañana: pulverizaremos Leche virginal bambú. Después, aplicar el Micronizado dermo-calmante con un pincel suave y con la piel seca. Después de unos minutos, cuando el micronizado ha penetrado en la piel, si se quiere, aplicar la Crema complex color, pero no otro maquillaje.

Por la noche:(días pares) Leche virginal bambú + Mascarilla. La Mascarilla la utilizaremos en pequeña cantidad y la aplicaremos sobre la piel todavía humedecida por la Leche virginal bambú (días impares) Pulverizar la Leche virginal bambú. Después, con la piel seca, una vez absorbido el producto, aplicar el Micronizado dermo-calmante con un pincel.

 

2ª Fase. En una segunda fase, cuando la rosácea esté en proceso de descamación, empezaremos a hidratar siempre con pequeñas cantidades de producto.

Día: tras la Leche virginal bambú, aplicar el bálsamo y renovar esta acción en cualquier momento del día. Después podemos aplicar la Crema complex color.

Por la noche: seguiremos las mismas indicaciones de la fase 1.

 

Si no se encuentra la rosácea activa:

Día: Leche virginal bambú, Crema facial hidro-nutriente y Crema complex color.

Noche: Leche virginal bambú y Mascarilla con Aceite revitalizante.

 

Dermatitis atópica

Día: Leche virginal bambú + el bálsamo (bioprotector FP20 días soleados).
Noche: Leche virginal bambú + Aceite revitalizante. Antes de dormir aplicar Micronizado dermo-calmante.

 

Psoriasis superficial

Día: Leche virginal bambú + el bálsamo. Aplicar 2-3 veces al día.
Noche: Leche virginal bambú y alternar el Aceite revitalizante (día par) y la Bioemulsión reparadora (días impares), aplicándolos muy suavemente, sin frotar la piel, si puede ser con
una esponjita mejor.
Antes de acostarte, si tiene rojeces, aplicar un poco del Micronizado dermo-calmante.

Dos días a la semana: aplicar Savias de bambú por la noche.
Siempre que la piel vaya a entrar en contacto con el agua en caso de ducha o baño; aplicar Aceite revitalizante en la piel (antes de mojar), en pequeñas cantidades y de forma equidistante (puntos de aceite). Extender por el cuerpo con el agua y el Jabón fitoactivo.

 

Psoriasis profunda

Día: el bálsamo
Noche: Aceite revitalizante (nada que contenga agua).

 

Imagen realizada por m.angel_hernandez

Formulaciones eficaces, preventivas y regeneradoras,

tratan y protegen el tejido cutáneo manteniéndolo saludable,

para que la piel luzca natural, luminosa y bella.

 

Piel viva, piel feliz

Deja una respuesta