Leche virginal bambú imprescindible aporte de vitaminas por la mañana

La Leche virginal bambú está especialmente indicada para tí.
Con extractos de Benjuí (de propiedades balsámicas y anti-infecciosas) de Aciano (con propiedades antisépticas, suavizantes y calmantes) y de Violeta (de gran efecto depurativo y suavizante que ayuda a mantener la tez uniforme).
Potenciado con extractos de yemas y médula de Bambú que aportan aminoácidos (proteínas), vitaminas y oligoelementos, como el silicio, que fortalece los tejidos y les confiere flexibilidad.
Se complementa con la acción de sus Aceites esenciales naturales, seleccionados hacia la calma, suavidad y armonía.

Limpiador de las capas superficiales y profundas de la piel.
Agente quelador, ayuda a drenar de la epidermis los METALES PESADOS, reduciendo así el estrés oxidativo.
Desmaquillante de cara y ojos.
Tónico calmante que proporciona gran elasticidad, alivio y relajación.
Serum nutritivo y antioxidante que hidrata, nutre y remineraliza.
Idóneo para la piel del bebé.

Para todo tipo de piel, en especial la fina con tendencia a la sequedad, sensible y/o con cuperosis.
Alivio de la zona ocular, el contorno de ojos y párpados hinchados al despertar.
Alivio para la piel fatigada y tensa, calma las irritaciones y rojeces cutáneas, especialmente tras largas exposiciones al sol.

Aplicación y recomendaciones:
Agitar siempre antes de usar
Aplicar por la mañana con un disco de algodón y suaves movimientos espirales o ligeros toques sin presionar ni frotar.
En pieles con sequedad y/o irritación aplicar también por la noche.
Pulverizar en cualquier momento del día, al sentir la piel tensa, cansada, al sufrir cambios de temperatura, tras largas jornadas de trabajo ante el ordenador o bajo luz artificial, calor o polución.
En un disco de algodón impregnado de producto, para aliviar la hinchazón de los párpados. Déjelo reposar sobre ellos, durante unos 10 minutos.
Tras el aseo diario de los bebés, aplicarla directamente, con las manos o pulverizada.
La mezcla de Leche virginal bambú con el Aceite revitalizante es una mezcla hiper-hidratante que potencia la acción flexibilizante y rejuvenecedora, muy recomendable en mañanas frías. Idónea también para el contorno de ojos y tras el afeitado.
La Leche virginal bambú admite la mezcla con cualquiera de las emulsiones dulkamara bamboo y refuerza y potencia la acción de todas ellas, además de facilitar la aplicación.

Piel bella, piel sana, piel dulkamara!!!

2 comentarios sobre «Leche virginal bambú imprescindible aporte de vitaminas por la mañana»

    1. Hola Mariana buenos días y bienvenida a nuestro espacio dulkamara.

      Como sabrás, la rosácea es un problema relacionado con la flora intestinal (infección) y la primavera le afecta especialmente. Por ello habría que hacer una evaluación o diagnóstico completo y regular la dieta, evitando grasas saturadas principalmente.

      Externamente podemos ayudar, sabiendo que esta alteración tiene dos fases:

      La primera es la más delicada. Hay que evitar tocar la piel, lo máximo posible. Al aplicar producto hay que hacerlo pulverizado o con ligeros toques y en pequeñas cantidades.

      IMPORTANTÍSIMO, siempre, NO FROTAR LA PIEL.

      Por la mañana: Pulveriza por todo el rostro la Leche virginal bambú, y aplícate con un pincel que tenga el pelo suave, o con las manos de forma suave, el nuevo Micronizado dermo-calmante de dulkamara bamboo.
      En el caso de que tengas costumbre de maquillarte, hazlo sólo con la Crema complex color, dejando pasar unos minutos después de aplicarte los productos anteriores.

      Por la tarde – noche: Te pulverizas la Leche virginal bambú y después, te aplicas el Micronizado dermo-calmante. Antes de meterte en la cama, vuelve a pulverizarte un poco de la Leche virginal bambú, y sin que se llegue a secar, te aplicas un poco de la Mascarilla, en pequeña cantidad y en forma de pomada, que penetre en la piel (sin formar máscara) y la aplicas sobre la piel todavía humedecida por la Leche virginal bambú.

      En una segunda fase, cuando la rosácea haya cicatrizado y se seque, se puede empezar a hidratar un poco y siempre con pequeñas cantidades de producto.
      Para ello, por la mañana, tras pulverizarte la Leche virginal bambú, te pones unas gotas de Aceite revitalizante con pequeños toques. Pasados unos minutos, te aplicas la Crema facial hidronutriente.

      Y por la tarde – noche: Te pulverizas la Leche virginal bambú y después, te aplicas el Micronizado dermo-calmante.
      Antes de meterte en la cama, vuelve a pulverizarte un poco de la Leche virginal bambú, y sin que se llegue a secar, te aplicas un poco de la Mascarilla mezclada con unas gotas del Aceite revitalizante, en pequeña cantidad y en forma de pomada, que penetre en la piel (sin formar máscara).

      IMPORTANTE AGITAR BIEN LOS PRODUCTOS ANTES DE SU APLICACIÓN, EN ESPECIAL LA MASCARILLA.

      Si tienes alguna duda me dices bonita, y ya me contarás qué tal te va.

      Un abrazo, y que tengas un fantástico viernes y feliz fin de semana.
      Piel bella, piel sana, piel dulkamara!!!

Deja un comentario