Nueva-Crema-bioactiva-FP6-

dulkamara bamboo es diferente

Esta frase es de las más utilizadas por los usuarios al referirse a la marca, además de calificativos elogiosos y favorables que siempre son de agradecer.

Es natural, está adaptada biológicamente al organismo humano y a la piel, es pureza, es limpieza, goza de aromas naturales exquisitos y de texturas incomparables, transmite sensaciones naturales sinceras y saludables, supera con holgura todos los requisitos exigidos por las normas vigentes… etc. etc., por supuesto, pero… ¿y qué más?

La formulación de estos productos es la clave, no sólo por los ingredientes que incluye, sino por su compatibilidad y por el apoyo que se prestan unos a otros. Hay componentes naturales buenos (rosa, centella asiática, amapola,…etc. etc.), por supuesto, pero solos, por separado, alcanzan un nivel. Con el apoyo de otros “colegas” vegetales correctamente seleccionados, combinados con aceites esenciales compatibles, con aceites vegetales vírgenes y, todo ello, en la dosificación adecuada, surgen los apoyos, surgen los equilibrios y se potencia la eficacia.

Uno de los resultados es que los productos dulkamara bamboo, con gran diferencia, son los que aportan mayor cantidad de principios activos a nuestra piel (flavonoides, antocianos, oligoelementos, vitaminas, betacarotenos, taninos, etc. etc……) y todos ellos válidos y biodisponibles.

Otro de los resultados se observa en la piel que refleja su agrado inmediato y su bienestar porque no recibe nada extraño, incompatible o nocivo.

Y el tercer logro, el definitivo, se va recogiendo mientras los productos, que rápidamente se han integrado en la piel, siguen su tarea serenamente, a ritmo natural y vamos observando en el tiempo cómo evoluciona el estado y el aspecto de la epidermis, como fruto del trabajo que se desarrolla en las capas profundas.

Es que este tipo de tratamiento es diferente, no es un “espejismo” momentáneo. Se trata de la belleza de lo natural y de lo saludable. Se trata de que dulkamara bamboo se toma en serio el hecho de que la belleza natural exterior será más cierta, cuanto más saludable sea  el estado de nuestra estimada, necesaria y sufrida piel.